POLVORA E INFIERNITOS 27 DIC

Resumen Anual

PAN Guanajuato 2015: La recuperación de la supremacía y la crisis por los dineros Bajo la férula indiscutida del gobernador Miguel Márquez quien, como ningún otro mandatario emanado del blanquiazul en la entidad ha ejercido un  liderazgo de facto en el partido, el PAN guanajuatense logró este año la recuperación de la supremacía electoral en el estado. Y es que el blanquiazul no sólo recuperó la llamada joya de la corona que es León, sino también Silao, San Francisco del Rincón, Dolores Hidalgo y San Miguel de Allende. Se le negó nuevamente la capital del estado pero mantuvo el dominio absoluto en el corredor industrial y volvió a tener la mayoría en el Congreso del Estado, un factor adicional de tranquilidad para el gobernador Miguel Márquez. Recuperar la hegemonía que llegó a tener los primeros 12 años de este milenio no es un hecho anormal para el PAN Guanajuato pero en esta ocasión, el triunfo tiene sus peculiaridades. Primero, porque a contrapelo de la debacle experimentada en el ámbito nacional, Guanajuato se confirma como el gran bastión; en segundo lugar, porque, como no había ocurrido anteriormente, el gobernador es el líder de facto en el partido y tercero, porque hubo un prietito en el arroz, nada despreciable en el venturoso año panista: el desorden financiero que encontró su nuevo líder Humberto Andrade Quesada en el comité estatal. Trujillo, los triunfos y el fuego amigo… Resulta curioso que el PAN haya recuperado el dominio electoral en Guanajuato justo cuando su dirigente formal, Gerardo Trujillo Flores, fue el único que tuvo cuestionamientos desde adentro del grupo en el poder, situación que no habían sufrido ni Fernando Torres, ni Gerardo de los Cobos ni mucho menos Juan Manuel Oliva. Estos tres últimos, cada quien con su estilo, ejercieron un liderazgo absoluto en su partido y no permitieron que nadie entrara en su reducto. Establecieron una relación de respeto y distancia con el titular en turno del Poder Ejecutivo porque ninguno de ellos invadió espacios de decisión del dirigente en turno. Juan Manuel Oliva no tuvo problemas con un Vicente Fox que estaba metido de lleno en su ambición presidencial; Gerardo de los Cobos no los tuvo con Juan Carlos Romero que llegó importado de la academia y necesitaba más al partido que el partido de él. Fernando Torres Graciano no sólo nunca vio a Juan Manuel Oliva como amenaza a su poder sino que él mismo se convirtió en un contrapeso que le disputó al gobernador algunos espacios de decisión al ejecutivo que al final, quiso enfrentarlo sin mucho éxito en una inédita batalla por la dirigencia estatal. Con Gerardo Trujillo fue diferente porque el político cuevanense no tuvo reparo cuando Miguel Márquez asumió el control de las decisiones más importantes del PAN en Guanajuato tras su triunfo en la gubernatura: El ahora exjefe estatal panista aguantó candela cuando se convirtió en blanco de señalamientos y misiles de su antecesor Fernando Torres Graciano. Tan simple como reflexionar qué hubiese resultado impensable que en su momento, Fox, Romero u Oliva se hubiesen convertido en los grandes y omnipotentes electores del PAN como sí lo hizo Miguel Márquez en este 2015. Porque las decisiones de candidaturas postuladas por el PAN tuvieron como sostén una estrategia promovida por el propio jefe del Ejecutivo quien empujó para que, en lugar de la clásica pugna de grupos, se dieran los consensos para la consolidación de las dirigencias municipales. La prueba de fuego fue la designación de candidatos a cargos de elección popular en este 2015. Y como en la vida, hay razones y resultados, estos últimos demuestran que la estrategia no fue errónea, aunque en León, en cierto momento, se les haya descuadrado el escenario. Ramón Lemus Muñoz Ledo en Celaya, Ysmael López en San Francisco del Rincón, Juventino López en Purísima y Héctor López Santillana en León son candidatos de manufactura netamente marquista. La confección de las candidaturas a diputado local también pasó por sus manos y por supuesto la entrega de puestos de recompensa para quienes no lograron lo que querían o se quedaron chiflando en la loma. Gerardo Trujillo Flores tuvo que ceder frente a una dirigencia nacional invasiva como la que encabezó Gustavo Madero que llevó mano en la definición de candidaturas federales y estuvo a punto de cambiar la historia en León tras alentar o tolerar la rebelión del exalcalde leonés Ricardo Sheffield Padilla quien puso a sudar frío a los del grupo hegemónico que tuvieron que echar mano del plan B para León. Trujillo Flores llevó la responsabilidad de poner pecho a las balas al enfrentar los cuestionamientos por el singular método escogido que incluía grupos de enfoque, consulta partidista y encuestas. El triunfo del método no fue menor porque los jerarcas del PAN pudieron elegir a los candidatos afines a sus intereses y no sujetarse a las consecuencias de la ‘onda grupera’ que siempre arrojó batallas que dejaban heridas abiertas en las estructuras azules. Eso implicó una mayor estabilidad interna y margen de maniobra para los alcaldes entrantes que ya no tuvieron que pagar tantas facturas a grupos y personajes internos con chambas y prebendas. Gerardo Trujillo tuvo, pues, la virtud de operar sin mayores sobresaltos (salvo lo ocurrido en León) los designios que le marcaban desde Palacio de Gobierno para las decisiones estratégicas del blanquiazul. Sin embargo, no pudo reunir los consensos suficientes para reelegirse en el cargo, un factor adicional para ratificar la hipótesis planteada al arranque de este resumen. Su liderazgo fue más débil que el de cualquiera de sus antecesores: Pudo alargar su estancia hasta después del proceso pero ya no le alcanzó para la reelección. Andrade y la bronca de los dineros Al quite llegó el exdiputado y exsenador leonés, Humberto Andrade Quesada, un personaje con indiscutible cercanía al senador Fernando Torres pero con los candados y condicionamientos suficientes para cumplir una de sus encomiendas principales: Poner piso parejo rumbo a 2018. El mecanismo por el que arriba Andrade Quesada a la dirigencia estatal es también signo de los tiempos. Influye el liderazgo de Miguel Márquez pero también la debilidad de las tribus  o si se quiere, el deseo de posponer las confrontaciones internas para posteriores disputas. Humberto Andrade es un político cuyos antecedentes  indican que no está hecho para los trabajos forzados en política de talacha y armado de estructuras. Pareciera un personaje más hecho para el glamour en el trabajo público. Habrá que verlo en esta nueva faceta. Por lo pronto, ya tuvo su ‘bienvenida’ con ese problema inédito para el panismo guanajuatense: el desorden en las finanzas y la realización de auditorías de parte del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) que derivó en el cierre de la llave de los recursos hacia el estado que se está recuperando. Nunca antes, presidente alguno del PAN Guanajuato se había enfrentado a una situación semejante. Como en esta entidad, los votos por el blanquiazul se contaban por racimos al igual que las diputaciones y las alcaldías, el dinero nunca fue problema. Algo pasó en la gestión de Trujillo que las finanzas no se manejaron con orden y disciplina. El nuevo dirigente trata de poner orden en la casa mientras Gerardo Trujillo, que parecía tener un lugar seguro en el gobierno estatal, tiene que esperar en la banca. El PAN Guanajuato presume su nueva estabilidad. Con un líder de facto que nos recuerda más el verticalismo del PRI, con la incipiente lucha por el 2018 y problemas financieros que no son propios del bastión del blanquiazul a nivel nacional. Ah, también imposible no mencionar el ‘olvido’ que le ha prodigado el panismo guanajuatense, empezando por su líder de facto al exgobernador Juan Manuel Oliva a quien nadie le echa un lazo. No pudo ser candidato plurinominal ni tener un espacio en el CEN de Ricardo Anaya. Dejado, absolutamente a su suerte. Pecados y virtudes azules 2015 Miguel Márquez consolidado como líder de facto En plazas clave, candidaturas por designación y menos ‘onda grupera’ Recuperación de la hegemonía en alcaldías y en Congreso local Menos facturas por pagar con chambas tras las contiendas electorales Problemas financieros inéditos que incluyeron recorte de presupuesto federal Un exgobernador abandonado a su suerte. Lea mañana – PRI Guanajuato 2015: la nueva debacle

http://periodicocorreo.com.mx/polvora-e-infiernitos-27-diciembre-2015/
AVISO LEGAL © Derechos Reservados 2015 VIMARSA, S.A DE C.V.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s